Museo Textil de Oaxaca
FACEBOOK
FRIENDS

Noticias

Inauguración "Mirar por el ojo de una aguja"
El arte de Tamara Rivas
15 de junio de 2015
Pieza del Mes
Pieza del Mes
El pasado sábado 13 de junio de 2015, Tamara Rivas recibió un reconocimiento a su trabajo en el Museo Textil de Oaxaca (MTO).

El pasado sábado 13 de junio de 2015,  Tamara Rivas  recibió un reconocimiento a su trabajo en el  Museo Textil de Oaxaca (MTO). La Dra. María Isabel Grañén Porrúa, presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO), acompañada de Hector Meneses, director del MTO, hizo una extensiva felicitación a la “artista que borda en el aire”.

 Hace unos 20 años que Soledad Tamara Rivas Vázquez y su esposo Alfonso González Maldonado llegaron a Tlacolula de Matamoros.  Se fascinó con la comida, los guisos de las cocineras, los platillos para cada fiesta y, sorprendida de los ingredientes que usaban, encontró en el arte culinario una parte fundamental de la cultura de Tlacolula.

Tamara Rivas, la artista

Tejer randa consiste en hacer pequeñísimos nudos con una sola aguja y un solo hilo. Al tejer de esta manera, pareciera que se borda sobre el aire, pues la aguja no atraviesa la tela en cada puntada, sino que engarza los nudos previos. Además de paciencia, el trabajo pide muy buenos ojos. Si no es tarea sencilla realizar un bloque de nudos parejos, más difícil es formar un diseño. Las figuras se logran al rellenar nudos densos sobre un fondo de redecilla abierta, donde los nudos van espaciados como para darle paso al viento.

Tamara comenzó a preguntar en la comunidad, hasta que supo que don René Calderón había investigado cómo se hacía la randa de aguja. Pronto se entrevistó con él. Pero una cosa era investigar y otra intentar en la experiencia. Pasaron horas y horas, las pocas que tenía René y las muchas que Tamara practicaba. Por fin, llegó el día en que logró confeccionar una camisa. Esto causó un revuelo en Tlacolula, había una gran inquietud para que Tamara hiciera más prendas.

Tamara sabía que no iba a poder uniformar a una población. Decidió no guardar ningún secreto y enseñó a varias jóvenes a elaborar su propia blusa. Al principio tenía entre 25 y 30 alumnas y lograron crear 40 blusas en 3 años. Así, poco a poco se recuperó el oficio de tejer y bordar en Tlacolula. Hoy es una maestra reconocida en la comunidad y algunas de sus alumnas también enseñan a confeccionar camisas. Ella aportó la difusión del conocimiento de una técnica olvidada y descubrió en la randa de aguja, un encuentro consigo misma y el sentido de su vida.

La exposición “Mirar por el ojo de una aguja, el arte de Tamara Rivas”, podrás disfrutarla en la sala IXTLE del Museo Textil de Oaxaca hasta el 20 de septiembre de 2015.

Anteriores
2017
2016
2015
2014